Aunque Martín siempre lo acompañó, Látigo no quería que su hijo fuera boxeador.

Aunque Martín siempre lo acompañó, Látigo no quería que su hijo fuera boxeador.

Fotógrafo: NORBERTO MELONE